¿Cómo saber si un organismo público está rompiendo el código de ética?

Abril 28, 2022

Conocer cuáles son los criterios que establece la Dirección de ChileCompra para asegurar la transparencia y probidad en los procesos de compras públicas, es muy útil para hacer valer tu derecho a reclamo como proveedor.

 

Tal como ya debes saber, uno de los objetivos principales de Mercado Público es asegurar la transparencia y probidad en cada uno de los procesos de compra que realiza el Estado. Es por eso que la Dirección de ChileCompra elaboró dos decálogos de ética para las dos partes de un proceso de compra/venta pública: uno para proveedores y otro para funcionarios y organismos públicos.

En un post anterior ya te entregamos algunos consejos para cumplir a cabalidad lo establecido en el código de ética para proveedores del Estado, pero en esta oportunidad te contamos cuáles son los parámetros de acción con los que cuentan los cerca de 900 organismos públicos que están bajo la Ley de Compras y los funcionarios que están a cargo de las adquisiciones en sus respectivas áreas.

Compradores con ética

Conservar el principio de probidad es de suma importancia en el sector de las compras públicas, puesto a que son fondos del Estado los que están siendo transados. Dado el constante intercambio y relacionamiento entre organismos y proveedores, el riesgo de caer en actos de corrupción son mucho más altos que en cualquier otra área de administración pública. 

Estar al tanto de los reglamentos no solo te ayuda a entender los límites que tienes como proveedor, sino que también te ayuda a ejercer tu derecho a reclamo y denuncia frente a las irregularidades de las que puedes ser testigo.

A través del Decálogo de Probidad en las Compras Públicas para funcionarios del Estado, la Dirección de ChileCompra resumió y simplificó cada una de las preguntas que ambas partes suelen hacerse: ¿es posible dar regalos a un funcionario público, aunque sea uno pequeño, y la otra persona puede aceptarlo? ¿Hay conflicto de interés si tengo algún pariente dentro de una determinada institución a la que ofreceré mis servicios?

Todas estas respuestas, desde la perspectiva de los funcionarios públicos, son respondidas en el documento publicado por ChileCompra para establecer el marco ético del buen comportamiento de un organismo público como cliente. Entre alguno de los puntos destacan:

Obtener el mejor precio en las compras públicas

Cada organismo público tiene la obligación de hacer prevalecer el principio de las tres E: economía, eficacia y eficiencia. Las licitaciones deben ser adjudicadas a la oferta que ofrezca mayor “valor por dinero”, de manera que la inversión pública que se esté haciendo sea lo más beneficiosa posible para el Estado.

De esta forma, y como todo en Mercado Público es transparente, si te das cuenta de que un proceso no cumplió con este principio (entregar la licitación pública a una oferta que no fue la más conveniente bajo dicho criterio), puedes hacer los reclamos y apelaciones correspondientes, amparándose siempre en la Ley de Compras.

Mi contraparte conoce y aplica la Ley de Compras

Tanto tú como proveedor, y los funcionarios que están a cargo de un proceso de compra pública, deben manejar al revés y al derecho la ley que rige al Mercado Público. Es la única garantía que tienen ambas partes para llevar a cabo un contrato de la mejor forma posible.

Los funcionarios públicos tienen la obligación de usar todas las combinaciones posibles para lograr optimizar el uso de los recursos de su institución. Es decir, usar las diferentes modalidades de compra existentes, publicar las bases a tiempo, establecer criterios de evaluación claros y cumplir con todos los plazos establecidos. Esto también considera las fechas de pago. 

También son los responsables de exigir que todo lo ofertado por algún proveedor, sea concretado a cabalidad; y que toda la información ingresada sea correcta, en forma y contenido.

Sin regalos ni sobornos

Uno de los puntos más delicados es este. Cada funcionario tiene la prohibición de recibir cualquier pago, servicio o favor a cambio de ventajas o cambios en los procesos de licitación, en pro de algún proveedor en particular.

Lo mismo sucede con los regalos de las empresas que venden al Estado. Por muy pequeño que sea, los funcionarios públicos ni los organismos que representan, tienen permitido recibir regalías como agradecimiento o cortesía. 

Esto es importante que lo tengas en cuenta, para no caer en ninguna confusión y así hacer mucho más fácil, tanto para ti como para tu contraparte, la ejecución de un contrato con el Estado. 

Sin conflicto de intereses

Una de las claves en la transparencia de Mercado Público es asegurar que cada compra que hace el Estado está libre de conflictos de intereses, uso de información privilegiada y el poder de denuncia que tienen todas las partes involucradas para hacer notar cualquier irregularidad.

Es por esto que es fundamental respetar los principios de probidad y abstenerse de participar de cualquier venta donde se “haya sido dateado”, hayan familiares dentro de determinada institución o, incluso, manejado información que no es de uso público. De esta forma, conservar cualquier imparcialidad al momento de ofrecer (y comprar) bienes para el Estado y contribuir a que la competencia sea justa para todos los proveedores.

Como ya te comentamos, manejar tanto el código de ética para proveedores como para funcionarios públicos, te entregará las herramientas que necesitas para hacer valer tus derechos dentro de Mercado Público y actuar siempre bajo los marcos y normativas establecidas. 

El Estado no es cualquier cliente y estar atentos a cualquier irregularidad y hacer los reclamos pertinentes, no solo es de gran utilidad para ti, sino que también para todos los proveedores de tu rubro.

Mantente actualizado de todas las normativas vigentes dentro del sistema de compras públicas, para que, día a día, tu desempeño en Mercado Público mejore de forma integral.

Suscríbete a nuestro
newsletter